La Empresa que Alonso González Fernández "El Buzo" creó a lo largo de muchos  años de actividad profesional, fue un vivero permanente en el que se ha formado la casi totalidad de las jóvenes generaciones de buzos y hombres-rana de las costas de Cantabria.

14 de noviembre de 2010

Vapor RIO MIERA



En el año 1947 taponamiento de una vía de agua en el vapor RIO MIERA (Comisariado Español Marítimo).


Carguero del tipo carbonero inglés con máquina a popa y tres palos, por cuyo puente ha pasado una generación entera de náuticos santanderinos y de marineros montañeses.

De arquitectura naval clásica, el "Frans Borremans" holandés se rebautiza como "Martínez Rivas" en 1922, cuando lo adquiere el bilbaíno del mismo nombre. Vendido de nuevo en 1929 a la naviera cántabra, vuelve a cambiar de nombre, "Río Miera". Operando desde entonces a lo largo de toda la costa peninsular, llevaba cargamentos de mineral de Castro y Bilbao, carbón de Asturias, sal de Cádiz y otras mercancías hasta que, estalla la Guerra Civil, y queda en poder del gobierno de Madrid.

Enviado a Leningrado por un cargamento de cebada, fue prácticamente internado en Moscú sin autorización para volver a España. Finalmente logran rescatarlo y es enviado al Ferrol.

Después de la Guerra continúa su vida civil a lo largo de la Costa portuguesa hasta que es vendido en 1947 a la factoría siderúrgica de Nueva Montaña para dedicarse al suministro carbonero de Altos Hornos, reducía así, considerablemente, la distancia de sus viajes.

En este ir y venir, una noche tranquila de diciembre de 1951, después de descargar, habían puesto rumbo a Peñas para llegar a San Esteban de Pravia cuando el "Miera" es sorprendido por un mercante pequeño que le embiste de frente en pleno costado, a la altura del mamparo de separación de las bodegas. 


De inmediato al precipitarse el agua en las dos bodegas simultáneamente, empezó a hundirse.
Los tripulantes, fueron rescatados por el barco abordante, "Mogador", cuya avería le permitía navegar achicando.

El "Miera", sin embargo, quedó hundido en 42 metros de agua fuera del resguardo del Cabezo de la Vaca.




Información



El 6 de diciembre de 1951 se perdió en la vertical de Cabo Mayor uno de los barcos más señeros y representativos entre los asiduos del puerto de Santander desde el lejano año de 1922 en que fuera botado el Río Miera cuyo casco convertido en casa y refugio de multitud de especies marinas frecuentan los submarinistas de nuestra región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada