La Empresa que Alonso González Fernández "El Buzo" creó a lo largo de muchos  años de actividad profesional, fue un vivero permanente en el que se ha formado la casi totalidad de las jóvenes generaciones de buzos y hombres-rana de las costas de Cantabria.

24 de noviembre de 2010

LA ESCUELA DE BUCEO DEL CANTABRICO (fue uno de sus fundadores).




 El comandante y dotación de P-54 "TURIA" al Director de la Escuela de Buceo de Santander D. Alonso González Fernández en recuerdo de su visita a bordo.Mayo 88

                                            P-54 TURIA  

  




LA ESCUELA DE BUCEO DEL CANTABRICO (fue uno de sus fundadores).
Sábese que a lo largo de esa década se han hecho gestiones encaminadas a que la escuela de buceo cuajase en algo positivo y, a escala más alta, tanto como pudiera serlo la del Cantábrico.

Hace escasas fechas se hablo con Alonso González, maestro de buzos en Cantabria. Sabíamos que esta inmerso en el tema.

Comenzó en el año 1977 tratando con el Presidente y el Secretario de la Cofradía de Santoña de la necesidad de un buceador en los pesqueros de cierto arqueo. No llego a fraguar el asunto, mas tampoco se descarto.

Por fin en el año 1985 tuvo ocasión de asistir a un congreso para buzos profesionales en Mallorca y a sendas conferencias en Madrid y Cartagena.La idea expuesta en ellos fue muy bien acogida por el entonces inspector general de Enseñanzas Nautico-Pesqueras señor Balboa, así como por el jefe de la escuela cartagenera de buzos de la Armada.

ESCUELA DE BUCEO(entrevista en el diario ALERTA, viernes 6 de febrero de 1987)EN SANTANDER

A principios de 1986 me entrevisté con Fernando Torrontegui. Le hice una exposición detallada del asunto y su vinculación a Santander que acogió muy bien, prometiéndome que haría cuanto fuese necesario dentro de sus posibilidades, para que el proyecto fuese realidad.en posteriores contactos, el señor Torrontegui me manifestó que las gestiones realizadas iban por buen camino y que el presidente de la autonomía había dado su buen parecer a que las enseñanzas se impartieran en el antiguo edificio de Náutica en cuanto entrara en funcionamiento la nueva Escuela de la Marina Civil.

Me dijo, asimismo, que había mantenido conversaciones, con Fernando Pastor Alfaro, director de Enseñanzas Nautico-Pesqueras del ISM, quien, además de expresar su opinión encomiástica, le insta a que agilizase los tramites de su competencia.

Por mi parte, no voy a negar, dando de lado a promesas en tal sentido del señor Torrontegui, mi ilusión por dirigir esa escuela y que en pro de ello solicité y obtuve, previo examen, los certificados que otorga el Ministerio de Agricultura y Pesca como buzo y buceador instructor, con fecha 1-12-1986,máxima titulación conseguida por un civil y que solo poseen cuatro militares en España.

El dia 6 de ese mismo diciembre contacte nuevamente con el señor Torrontegui.”No tengo prisa”, me dijo,”ya hablaremos más adelante”.

A principios de enero de este año nos vimos, por casualidad. La escuela estaba en obras y a mi, atendidos mis sacrificios, gastos innumerables e interés por transmitir mi experiencia a la juventud, estaría el señor Torrontegui dispuesto a hacerme un contrato por cada curso, ateniéndome a unas normas dadas al contratante, por cierto profesor de Alicante me dijo también que había realizado consultas con los monitores y auxiliares que me habían de ayudar. Que había solicitado catálogos de equipos para practicas; el barco para salir a la mar hasta los 25 metros de profundidad, cámara de recomprensión, médico y todo lo necesario.

No fue floja sorpresa la mía al comprobar que el futuro director de los cursos no fuera consultado para nada en lo referente a la preparación de los mismo ni del materia a emplear ni en lo que toca a profesorado, equipos, etc.

Mi intención seria la de realizar cursos que abarcasen las especialidades de manejo de explosivos, oxi-corte y soldadura submarina, salvamento de buques y obras hidráulicas, mientras que la del señor Torrontegui se cifran en 2 ó 3 cursos de 2ª restringidos, al año, en los cuales el alumnado estaría compuesto por hombres de la Guardia Civil, Ayuntamiento, Cruz Roja y otros, sin mención siquiera o mínima para quienes un dia hicieron nacer la idea de crear una escuela de buceo: los pescadores.

He llegado a la conclusión, lamentable, de que todo cuanto he hecho y todo lo que he traído(libros de texto, practicas, etc.) de la escuela de Cartagena, no sirven para nada y que, si el asunto no toma otro cariz, habré de ser el director de otra escuela de distinta región donde se me solicita, a no poder ser profeta, es decir director, en mi tierra. Finalmente, y esto es lo más sensible, deploro no la creación de una escuela de buceadores en Santander, sino que ella no sea la de mas alto prestigio entre las de España.



video












  
                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario