La Empresa que Alonso González Fernández "El Buzo" creó a lo largo de muchos  años de actividad profesional, fue un vivero permanente en el que se ha formado la casi totalidad de las jóvenes generaciones de buzos y hombres-rana de las costas de Cantabria.

26 de noviembre de 2010

ENRIQUE GONZÁLEZ




El hijo de Alonso González del Collado, Enrique ( mi abuelo), siguiendo los pasos de su padre y maestro, comenzó a bucear como discípulo del mismo, y más tarde, de José Rodríguez, hombre que estaba considerado como el mejor buzo del norte de aquellos tiempos y del que se conoce que había servido como buzo de la Armada habiendo recibido allí su preparación.




Enrique González, nacido en 1892 en el Peral (pequeño pueblo de Asturias), se dedica principalmente al desguace de buque por todo el Cantábrico, sacando la chatarra de los mismos,difícil tarea a causa de las malas condiciones meteorológicas de esa mar, que dificultaban extraordinariamente los trabajos. Pero la chatarra, en aquella época de la Primera Guerra Europea, era muy apreciada y bien pagada mereciendo la pena dedicarse a esa extracción.
Entre estos buques puede mencionarse el galeón  CABO DE PALOS, hundido a la entrada de la Ría de Avilés el 31 de julio de 1911(Se conserva el ancla). El"Cabo de Palos", se hundiría en plena bocana de la ría, a la altura de El Arañón. El buque acabó partiéndose y hundiéndose en la zona de El Arañón.

EL CABO DE PALOS EN AVILÉS



ANCLA DEL CABO DE PALOS
                                      



Foto del Museo de anclas




Arqueología y Patrimonio Industrial

El ISLA DE CUBA, naufragado en Punta Ballota (Suances)y restos de muchos otros perdidos en aquellas costas.




Crucero Isla de Cuba (España).


Crucero protegido de segunda (los cruceros de 1ª oscilaban entre las 3000 y las 6000 toneladas; los de 2ª, entre 1500 y 3000 toneladas y los de 3ª, entre 800 y 1500 toneladas), clase Isla de Luzón, construido en los astilleros ingleses de Armstrong-Elswick en el año de 1888, junto con sus cruceros hermanos Marqués de la Ensenada y el Isla de Luzón quien le da el nombre a su clase.

País productor:       España

Astillero:                Armstrong – Elswick Inglaterra

Alta:                      25 de febrero de 1886

Baja:                      1940
Países en servicio:  España, Estados Unidos y Venezuela.
Desplazamiento:     1045 Ton
Eslora:                  56,40 metros
Manga:                  9,10 metros
Calado:                 3,80 metros
Armamento:          4 cañones González Hontoria de 120 mm 2 cañones Hotchkiss de 57 mm 2 cañones Hotchkiss de 37 mm 1 ametralladora 3 tubos lanza-torpedos de 356 mm
Propulsión:           2 máquinas horizontales de triple expansión 2 hélices 2.200 cv
Combustible:       160 toneladas de carbón
Tripulación:          156 tripulantes
Velocidad:           14 nudos
Prácticas de tiro con cañón Hontoria 120 mm.


Otro trabajo muy interesante fue la búsqueda y recuperación de la carga de lingotes de cobre del buque PEDROSA, hundido en el transcurso de la guerra anteriormente citada. Lo localizaron a treinta y dos metros de profundidad, gracias a los relatos de los tripulantes que arribaron a Llanes (Asturias) en los botes salvavidas después del naufragio.


El Pedrosa:El Titánic asturiano


El 14 de abril de 1905, desde la costa de Llanes se pudo ver como se aproximaba un buque de vapor que se encontraba en apuros, era el principio del fin del Pedrosa

El viento del Noroeste y la fuerte marejada arrastraron al buque hasta las cercanías de los Palos de Poo, a milla y media del Puerto de Llanes. lugar en el que quedó fondeado.
Desde "la Tijerina", sede de la Sociedad de Salvamento de Náufragos del puerto de Llanes, partieron varias embarcaciones al rescate de los tripulantes del Pedrosa, permaneciendo al costado del vapor hasta bien entrada la noche. 
Haciendo uso de estos barcos y desde los propios botes salvavidas del buque, se puso a la tripulación a salvo en el puerto de Llanes. 
Inmediatamente se pusieron en marcha las labores para llevar a cabo el salvamento de la nave desde los vapores Rosario (que se encontraba en el puerto de Llanes)  y María (procedente de Gijón). 
El plan inicial era sencillo, llevar el buque hacia una playa de la costa y así recuperar la carga con facilidad. Sin embargo, el capitán José Blanchard se negó a que se realizara este plan. 
Los dos vapores permanecieron al costado el Pedrosa hasta que a las cinco y media de la mañana del día 15 éste se hundió en el mismo lugar en el que había fondeado inicialmente.





Los trabajos en este buque se realizaron con grandes dificultades y esfuerzos pues solamente se disponía de una bomba de aire SIEBE GORMAN, que solamente estaba capacitada para suministrar aire en buenas condiciones hasta los veinte metros de profundidad.

Precisamente, durante la recuperación de los valiosos lingotes de cobre de este buque ocurrió el accidente del que fue protagonista el famoso buzo José Rodríguez.

En la ultima inmersión que hizo éste y que se prolongo hasta dos horas y media, dio la salida y se vino a la superficie sin efectuar la descompresión correspondiente.

Cuando le quitaron el casco empezó a sentirse enfermo y predio el conocimiento cuando ya estaba en la cubierta del buque auxiliar. Inmediatamente le quitaron el traje y como remedio, creyó era conveniente, Enrique empapa un trapo en vino y comenzó a darle masajes. 

Cuando llegó a Suances (Santander) recobro el conocimiento, pero no movía mas que la cabeza y los brazos dando unos gritos terribles, a pesar de ser trasladado con toda premura a un hospital, se quedan totalmente paralítico de la cintura para abajo.

A los treinta años del accidente, el buzo José Rodríguez murió con tal grado de parálisis que no podía llevarse la comida a la boca.

Enrique González se colocó en 1920 como buzo y maquinista en la Jefatura de Obras Públicas y cuando se fundó la Junta Central de Puertos, paso a la sección de Santander, haciendo todos los trabajos de buceo que correspondían a dicha Junta en los puertos de Castro Urdiales, Laredo, Santoña, Colindres, San Vicente, Suances, etc...



En esta foto se le ve con otro buzo llamado José Braulio en el año 1932 haciendo el muro de Laredo.


En el año 1950 compró la cámara de aire y otros componentes de buceo a Siebe Gorman&C.o.,Ltd.






Revista de la época ( 1917), relacionada con el buceo










En la actualidad se conserva la cámara de aire, la escafandra de su padre y el machete que fabricó el mismo.




Falleció el 23 de Diciembre de 1951 a los 59 años dejando tras sí una larga estela de obras realizadas y a su viuda una pensión de 3.500 pesetas mensuales, escaso premio para la familia de un hombre que trabajo durante toda una profesión siendo uno de los mejores.

1 comentario:

  1. Todo mi respeto a tus antepasados buzos y lo duro que trabajaron, excelente reportaje. JeanJacques

    ResponderEliminar